Páginas

sábado, diciembre 03, 2016

Posverdad... y Trump otra vez

Una carta en La Tercera.

Inmigración: Piñera y Trump

Señor director:
Los conservadores solíamos ser quienes exigíamos más veracidad y menos desinformación en el ámbito público. La campaña de Donald Trump, con sus artilugios retóricos, ha puesto de pie a la tropa liberal que solía reírse de la idea de verdad, con un escepticismo suave y acomodado. Ahora son los liberales quienes corren a refugiarse de la temible “posverdad”, de la irracionalidad y la desinformación. Algunos han sugerido veladamente alguna forma de censura o de autocensura (o “filtros”) por parte de la prensa. Genial.
Para comenzar este camino de lucha por la verdad propongo un ejercicio: comparar las propuestas sobre inmigración de Donald Trump con las de Sebastián Piñera. Las del último me parecieron muy razonables, pero querría saber -sin desinformación, sin filtros- cuál de las dos es más restrictiva en las inmigraciones.
Cristóbal Orrego Sánchez
Abogado

lunes, noviembre 28, 2016

Al lado oscuro de la fuerza

Luke SkyWalker ha pasado al lado oscuro de la fuerza.

Presionó a la novia de su hijo para abortar.

Gracias a Dios, ella resistió.

Pero luego el actor se siente con autoridad moral para tratar de despreciables a los colaboradores de Donald Trump.

Leed:

https://www.lifesitenews.com/blogs/whos-despicable-now-hamill-pressured-his-sons-girlfriend-into-abortion?utm_campaign=socialflow&utm_source=lifesitenews%2Btwitter&utm_medium=social


jueves, noviembre 24, 2016

Las viudas de Hillary: cómo comprenderlas

Lo recomiendo, para ser comprensivos con las viejas chillonas antiTrump.

Leed a Federico García.


miércoles, noviembre 23, 2016

Sobre aborto y misericordia: el Papa incomprendido

Les dejo otra carta en El Mercurio. No lo puse ahí, pero la mentira abortista ya hace casi presumir la mala fe.

Leed.


Cartas El Mercurio
Martes 22 de noviembre de 2016

Aborto: perdonar sin legalizar




lunes, noviembre 21, 2016

Trump ganó, pero la propaganda en su contra continúa

El problema de los liberales es que creen sus propias mentiras.

Donald Trump no era mi candidato favorito y está lleno de concesiones miserables al mundo liberal (no nos olvidemos de su amistad de larga data con los Clinton).

Sin embargo, me alegro de su victoria por lo que significa de parcial derrota de los liberales más extremistas. No porque me haga ilusiones sobre lo que podrá avanzar la buena causa en 4 años.

Llamo a todos a no hacerse falsas ilusiones.

Y, sin embargo, disfrutar con el desconcierto y el autoengaño de los amigos liberales, a quienes queremos como a cualquier adolescente en proceso de enfrentarse con el mundo real.

Disfrutad.