Páginas

martes, junio 03, 2008

Los carabineros del pueblo

La sensible muerte del General Director de Carabineros, don José Bernales, ha desatado una fuerza colectiva de simpatía hacia los carabineros todos. Ellos son y han sido siempre los protectores del pueblo contra la violencia interna. Cuando esa violencia fue políticamente motivada, las ideologías subversivas subyacentes consiguieron vincular la imagen del carabinero —hombre del pueblo y para el pueblo— con la simple represión estatal. Por desgracia, muchas veces se los vio bajo una luz siniestra, cuando todo lo siniestro ha estado —entonces y ahora— en los agitadores del odio. Junto al general fallecieron otros carabineros y sus esposas, como en una representación de todos nosotros. Que descansen en paz y que también la paz acompañe a los carabineros, ahora rodeados del cariño de su pueblo.

5 comentarios:

  1. Esperemos que vuelvan a ser "un amigo en su camino", en vez de ser los pacos piiiiiip, a los ojos del pueblo... y que se empiecen a defender sus derechos en vez de los de los delincuentes.

    ResponderEliminar
  2. Los "pacos" son muy bien evaluados en Chile. Se lo merecen y ya era hora de este reconocimiento. Ojalá las autoridades que hasta ahora sólo han sabido echarlos a los leones en los conflictos creados por ellos para después, acusarlos de un cuantuhay, se la piensen.

    ResponderEliminar
  3. los iñores carabineros son como cada uno de nosotros. hay de todo, buenos y malos. ¿o alguien podría decir que son muy distintos a los basureros, abogados, enfermeras?
    lo malo no es propiedad de los agitadores del pueblo, porque en esa epoca, la violencia era de todos lados, de izquierda y de derecha. si en esa epoca la gente de izquierda no se mezclaba con la de derecha y viceversa. ¿había alguien que no agitara el odio? que lance la primera piedra.
    yo creo que la muerte nos hermana a todos, y ese es el cariño que yo veo en la gente. muchas bendiciones a jo´se bernales


    esteban m

    ResponderEliminar
  4. Carabineros, no "pacos". Y ante todo honorables y venerables, que con eximia gallardía han sabido cargar silenciosamente con el pesadísimo yugo concertacionista. ¿Hasta cuándo tendrán que soportar el engañoso apodo de "autoridad", sin serlo?
    Hasta que un grupete de politiqueros se las devuelva... Pero hasta ese entonces, libres los delincuentes, y reprimido el pueblo de Chile.

    Hafar al Batín

    ResponderEliminar
  5. Cristobal, andas de viaje? o simplemente no has escrito?

    ResponderEliminar