Páginas

sábado, abril 03, 2010

Idea: limpiar a fondo el fango

El Mercurio, Cartas, Sábado 03 de Abril de 2010


 
Comisión de limpieza





Señor Director:



El régimen pasado propuso a un hombre del segundo piso de Bachelet para presidir Flacso-Chile, y dos días después le transfirió a este organismo un millón de dólares para un “proyecto académico extraordinario” (“El Mercurio”, 1 de abril). La operación parece el pago de un favor o el financiamiento generoso de la continuidad laboral de un favorito de Palacio.



Estoy cierto de que se trata solamente de una apariencia, como probablemente ha sucedido también con las informaciones confusas sobre extensión de contratos, pérdidas de computadores, gastos de los fondos de la Comisión Bicentenario, ejecución presupuestaria acelerada en enero-marzo, además de los otros acontecimientos durante el reinado de la Concertación.



El nuevo Gobierno debería deslindar responsabilidades. Sería inadecuado que culpara a la herencia de la izquierda por problemas que se detectaren dentro de uno o dos años. Por eso me atrevo a sugerir que establezca una comisión con personas honestas de todo el espectro político para investigar la corrupción durante los últimos 20 años. A ella podrían concurrir todos los que se considerasen agraviados y quienes pudieran aportar información relevante. Solamente así podremos despejar las dudas, enviar los antecedentes a la justicia —sin prejuzgar responsabilidades—, obtener una imagen completa del fenómeno —en lugar de añadir una pincelada cada día al cuadro— y adoptar las medidas que contribuyan, dentro de lo posible, a evitar que las prácticas indebidas vuelvan a instalarse en el aparato público.



Cristóbal Orrego Sánchez

Profesor de Derecho Natural

Universidad de los Andes

1 comentario:

  1. Estimado Cristóbal:
    Comparto tu opinión. Sería muy bueno que se estableciera una comisión para los efectos que señalas en tu carta.
    Nadie debería oponerse ya que la trasparencia es una virtud que todos los sectores políticos parecen apreciar (aunque no sé si vivir).
    Atentamente,
    Alvaro Astaburuaga G.

    ResponderEliminar