Páginas

jueves, septiembre 23, 2010

A no hacerse ilusiones con la ley de igualdad

Sobre la ley de igualdad: ¡a no engañarse!

Es simple legitimación social y legal del feminismo radical y de la ideología de género, del estilo de vida homosexual y de su imposición incluso sobre niños indefensos. 

La privación de la tuición de los hijos a una madre abiertamente lesbiana fue una decisión justa, porque todos los niños merecen un modelo moralmente correcto de parte de su madre y de su padre (sin discriminación). Es una pena que, en reciente entrevista, la Ministra del SERNAM demuestre que ha sido colonizada por el lobby gay y feminista, es decir, por la ideología de género.

Respecto de la ley, lo esencial no está en el lenguaje abstracto que ella use, sino en lo que se intenta y normalmente se consigue (recordemos que la ley de aborto de Alemania se llamaba ley de ayuda a las familias en dificultades . . .). Da igual el lenguaje que se use: está claro que se intenta promover algo moralmente malo. 

Estas leyes son impulsadas, en todas partes, por el feminismo radical y el lobby gay: para eso son, para eso las impulsa la ONU, y al final los tribunales lo saben, y para eso las aplican. Es esta idea de igualdad la que ha obligado a cerrar (casi todas) las agencias católicas de adopción en UK, y un largo etcetera.

Por desgracia, el diablo no está en los detalles en estos casos: todo es grueso y visible. Es una andanada contra las distinciones fundamentales entre lo legítimo y lo ilegítimo.

Después habrá que ver si alguien se atreve a defender a los niños contra el proselitismo homosexual, que es agresivo, llega a los colegios, y corrompe el carácter desde los más tiernos años. 


6 comentarios:

  1. Aquí no hay una derecha como la norteamericana que critique las leseras y fiascos de la ONU, desde que se fundó.

    ResponderEliminar
  2. No hay nada parecido. Por eso quiero fundar un movimiento político. Pero soy tan torpe . . .

    ResponderEliminar
  3. Traigan a Robert P. George un tiempo. Necesitamos una Declaración de Manhattan.

    ResponderEliminar
  4. Podemos hacerla nosotros mismos. Con 10 voluntarios, que lleguemos a ser un grupo de trabajo de 50 que se atrevan, logramos montar algo como lo de Roby en Princeton. Necesito ayuda para encontrarlos.

    ResponderEliminar
  5. yo desconozco la ley de la igualdad en Chile; pero en Alemnia, me parece que ha sido muy buena... aunque aún tenemos muchos problemas de discriminación... saludos!

    ResponderEliminar
  6. Yo desconozco la ley de igualdad en Alemania, pero en Inglaterra ha servido para legitimar la inclusión de homosexuales en parejas legalmente reconocidas con derecho a adoptar niños, con lo cual las agencias católicas han debido cerrar. En otras partes, se han aplicado multas y cárcel a predicadores cristianos por enseñar la verdad sobre esta conducta desordenada. En Chile, quienes promueven la ley, y la ministra del SERNAM en reciente entrevista, la vinculan expresamente con la igualación de la conducta homosexual para todos los efectos.

    Me extraña oír que en Alemania el lobby gay no haya conseguido lo mismo.

    ResponderEliminar