Páginas

domingo, octubre 21, 2012

Testigos vs. ideólogos

Reconozco que me estoy lateando un poco con el tema, pero hay demasiada cobardía ambiental como para callarse a la primera. Quizás haya que dar vuelta esta página también, pero no sin defender una verdad sencillamente fáctica.


Leed.

Seminario de la UC

La Tercera, 21/10/2012 - 09:00
 
Señor director:

El mismo día que Pablo Simonetti publica una columna contra el seminario en la UC, donde niega que los activistas hayan ejercido violencia, tres testigos afirman lo contrario y apoyan la columna de Jorge Navarrete. Este columnista nunca atacó el movimiento gay, sino que hizo lo que casi ningún liberal hace: aplicar sus principios en defensa de los conservadores.

Simonetti confirma que su grupo de presión intentó manipular una actividad académica desde el exterior, imponiendo lo que a ninguna otra actividad se le impone: incorporar a quienes exponen lo contrario. Por otra parte, incurre en dos falacias notorias.

Primero, propone la distinción entre “una verdad científica”, sujeta a discusión, y “una conclusión de la praxis”, según la cual ya no cabe discutir que las terapias reparativas de la homosexualidad son dañinas para la salud. La distinción es un simple cambio de nombre, porque la ciencia busca la verdad de los hechos y, como quiera que los llamemos, la universidad reivindica el derecho a examinarlos críticamente. La victoria política del lobby gay al interior de los grupos científicos y médicos, como las sociedades de psicólogos; que hayan expulsado a los disidentes -en la UC, al parecer, no queda nadie que disienta-; que un grupo externo a la UC se arrogue la facultad de imponer la consulta a nuestros psicólogos y expertos en DD.HH.; todos son hechos irrelevantes y no sirven para negar que se ejerció una presión ilegítima. ¿Desde cuándo Fundación Iguales puede decidir que Isfem puede organizar sus eventos fuera de la UC, pero no dentro de ella, mientras que quienes difunden doctrina contraria a la católica, como ellos, sí son acogidos?

Simonetti argumenta que el que los miembros de Fundación Iguales, que estaban dentro de la sala, no hicieron nada violento probaría que la protesta que ocurría afuera fue pacífica. ¿Cómo puede ser prueba de lo que sucede afuera un hecho acaecido adentro? Parece claro que quienes estaban adentro, en silencio, no vieron, quizás no oyeron, lo que sucedía afuera. Los alumnos de Derecho, en cambio, confirman valientemente que hubo violencia verbal expresa contra una persona determinada, aparte de los gritos ofensivos que yo mismo podía oír desde mi oficina.

Cristóbal Orrego Sánchez
Profesor de Derecho UC

2 comentarios:

  1. La Segunda, en su edición 22.X.2012, pág. 10, informa que la pugna entre Fund. Iguales y la UC ha quedado cerrada luego de una entrevista del rector Ignacio Sánchez a un medio interno, en la que ha expresado que un seminario de dicha naturaleza "no cuida el debido respeto a la dignidad de las personas, lo que en la UC debería ser una regla". Agrega el diario que el presidente de Iguales "valoró que el rector rechazara la realización de un seminario homofóbico en un salón histórico de la UC".

    Lo afirmado por el rector de la UC aparentemente es algo confuso.¿Qué piensa Bajo la Lupa al respecto?

    Jorge M.

    ResponderEliminar
  2. Bajo la Lupa piensa que debe iniciarse un diálogo abierto, al interior de la UC, para clarificar las posiciones de los profesores, autoridades, etc., sobre el tema más amplio del matrimonio y la Iglesia. El señor Rector se equivocó al pensar que en el seminario se descuidó el respeto a la dignidad de las personas; pero es entendible esa falsa percepción suya, porque mucha gente fue engañada por la versión de Iguales y otros activistas. Finalmente, pienso que por lealtad al Rector es preferible no seguir debatiendo el detalle de esa cuestión por los medios de comunicación.

    ResponderEliminar