Páginas

jueves, enero 17, 2013

¿Papa Negro?

Una vieja copucha sobre el fin del mundo dice que el último Papa será un Papa negro.

Bienvenido.


01/17/2013 

Vaticano; Sarah cuestiona el modelo de la ética laica en el mundo

Rss Feed Twitter Facebook Print
El cardenal Sarah
El cardenal Sarah

El dicasterio Cor Unum reflexionará sobre el problema del atentado a la identidad del ser humano que llevan a cabo supuestos benefactores de los países pobres

Redacción Roma Es absolutamente urgente y necesario afrontar la lógica de la ética laica que, después de haber sido impuesta incluso «con violencia a culturas y a pueblos de todo el mundo mediante complejos mecanismos políticos, judiciales y culturales» que llevan a una «visión negativa y destructiva del hombre y de la mujer», ahora intenta insinuarse peligrosamente bajo la apariencia de la caridad de la Iglesia.
 
Durísima la condena del cardenal Robert Sarah, presidente del Pontificio Consejo Cor Unum, hacia el modelo de la ética mundial, que «ideado por ciertos organismos internacionales», termina por condicionar seriamente el estilo de vida de muchas poblaciones.


El instrumento adoptado, denunció el purpurado al inaugurar esta mañana los trabajos de la plenaria del dicasterio, es el de la presunta ayuda económica y tecnológica para el desarrollo, pero que responde a condiciones bien precisas establecidas por los donadores. Un caso típico es el que se relaciona «con la mentalidad anticonceptiva occidental –dijo el cardenal, según lo que indica “L’Osservatore Romano”–  y con el desprecio del hombre y de la mujer creados a imagen y semejanza de Dios, que encuentran un espacio en normas mundiales como las que se encuentran en la ideología de género de la que tanto se habla».


A los agentes que se ocupan de llevar la caridad cristiana por el mundo, el cardenal Sarah expresó su mayor preocupación pastoral, es decir la confirmación de la imposición a los países pobres «de normas políticas y culturales que transmiten ideologías y un laicismo agresivos, intolerantes y que destruyen culturas y sobre todo la fe», que atentan «cultural, política y jurídicamente en contra de la identidad constitutiva del hombre y de la mujer como personas, en contra de su identidad esponsal y de su maravillosa complementariedad en el amor».
 

Durante los trabajos de estos días en la asamblea del dicasterio se reflexionará sobre «algunos miembros de la Iglesia, que trabajan en el campo de la caridad» y que se han dejado «seducir y enmarcar por la ética puramente laica de las agencias de ayuda del gobierno mundial, hasta convertirse en patrocinadores incondicionales que han adoptado los mismos objetivos de desestructuración antropológica, los mismos lenguajes y las mismas consignas».

3 comentarios:

  1. Sí, claro, como si el cristianismo (y el catolicismo en particular) no hubieran sido impuestos por poderosas organizaciones globales, imperios, etc. Lo que es vergonzoso es que un cura afroamericano, descendiente de aquellos a quienes los cristianos negaron la humanidad, venga hoy con esta intragable cantinela con visos de teoría conspirativa. Por qué no aceptan que la gente no quiere ser cristiana (y mucho menos católica), y ya.

    ResponderEliminar
  2. A mi parecer la visión negativa del hombre y de la mujer la ha proporcionado el sector conservador de la Iglesia Católica. Ese enfermizo rechazo al cuerpo y a la sexualidad inculcado en las familias y colegios católicos (no todos porque hay algunas órdenes más críticas y reflexivas) ha derivado en mujeres insatisfechas que ni siquiera se atreven a decir la palabra "sexo" y que se sienten meros receptáculos de bebés. Eso sí degrada la naturaleza humana.
    Qué mal les debe haber caído esto de la igualdad de género que les restó poder sobre la mujer. Una mujer con estudios, profesional, realizada puede perfectamente elegir no ser madre, puede disfrutar de la vida, puede elegir si casarse o si seguir casada. Esa imagen de la mujer sumisa y obediente, infeliz y golpeada pero casada sí que degrada la naturaleza humana. Ahora hay que pensar quienes se oponen a esta libertad de elegir, a la igualdad de género a la ley de divorcio....

    ResponderEliminar
  3. Por otro lado, cerrados a los estudios actuales sobre género y diversidad sexual prefieren a personas casadas o célibes penitentes pero infelices, prefieren que la gente se gaste un dineral en psicólogos y antidepresivos que a un tipo de la mano con otro. Degradar la naturaleza humana es no permitir a la gente elegir a su pareja, es injuriar a los homosexuales, llamarlos "maricones" y ufanarse de eso. Degradar la naturaleza humana es confundir a la gente haciendo analogías falsas.
    Otra manera de degradar la naturaleza humana es creyendo que se es dueño de la verdad y bajo esa premisa encubrir a los que hacen daño, callar para mantener la buena fachada como se hizo con Marcial Maciell y con Karadima, entre otros. Es una vergüenza que se luche tanto contra el aborto y se proteja a los embriones a capa y espada, pero que una vez que nazcan se hagan los desentendidos con estos casos de abuso.
    Manipulando información y asustando a la gente con el fin de los tiempos, parte de la Iglesia ha mantenido un régimen terrorífico: infierno, pecado,Sodoma y Gomorra, parecen ser los caballos de batalla de muchos. Eso es degradar a la naturaleza humana.
    Finalmente querer instalar una especie de teocracia moderna, no permitir a la gente elegir, buscar su camino, intentar controlar lo que se hace fuera y dentro de la casa, frenar los avances y las conquistas de los derecho civiles es degradar al hombre, la mujer, el niño, el adolescente, el feto y todo lo que respire.

    ResponderEliminar